Hermanas Agustinas del Amparo realizan su profesión perpetua

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las hermanas Catalina Sibrián  y Migdalia Domitila Medina Rivera, impulsadas por el Espíritu Santo, se dirigieron al altar del Señor, para entregar sus corazones y unirse más a Él, por medio de la Consagración Perpetua. El acto se realizó en una solemne eucaristía  oficiada por Mons. Ángel Garachana, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Cofradía.

Las hermanas Migdalia y Catalina fueron presentadas por la madre Carmen Torres. Ellas ante Mons. Ángel pidieron a la Iglesia y a Dios  ser admitidas en la profesión perpetua y en la familia Agustiniana. Luego de realizar los ritos, las hermanas recibieron un anillo y firmaron la fórmula que han profesado junto al obispo Ángel y la Madre Carmen Torres.

Mons. Ángel en la homilía manifestó que la consagración en la Iglesia  es un estado  de vida que pone de relieve la opción de todo cristiano, el seguimiento de Jesús. Estas hermanas han sentido el llamado del Señor, a vivir su vocación consagrada y en una congregación religiosa donde han ido conociendo lo que significa  seguir Señor en este modo de vida. Lo han conocido no solo porque lo han estudiado en sus temas de formación sino porque lo han experimentado. Hoy hacen su entrega definitiva Señor, en la profesión religiosa perpetua.

La hermana Catalina dijo “Me siento muy feliz,  estoy confiando en la gracia que Dios me ha dado, en mis hermanas de congregación y en la asamblea que también forma parte de esta experiencia de fe” expresó la hermana Catalina, quien estuvo acompañada de sus padres y hermanos.

Por su parte la hermana Migdalia expresó  sentirse muy emocionada y agradecida con Dios por la familia que le ha regalado, los amigos y tantas personas que nos ayudan a poder llevar nuestra vocación con sus oraciones. Gracias a todas las amistades de la parroquia Guadalupe de La Lima y a los amigos de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe  de San Pedro Sula que acompañaron en este momento tan importante de mi vida.

Al culminar la misa las hermanas recibieron felicitaciones de todos los presentes luego hubo un compartir lleno de gozo.