JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Las obras sociales vicentinas son muchas en nuestra diócesis, entre ellas, está el Programa Puerta Abierta que ayuda a las personas infectadas con el virus del VIH. Ubicada en la 19 calle, 13 avenida del Barrio Las Palmas, en San Pedro Sula. El programa Puerta Abierta nació en 1997, con el objetivo de ayudar y dar una educación integral a las personas con VIH positivo.

Yolanda Villeda, coordinadora del programa, nos cuenta un poco sobre las actividades que ofrecen: “Puerta Abierta ofrece un grupo de auto apoyo todos los viernes a las 2:00 pm, también realizamos visitas domiciliarias, damos, además, charlas a los colegios, porque trabajamos en prevención de esta enfermedad, tenemos, un pequeño plan de becas para los niños con VIH. Tratamos de tener siempre un médico que ayude con asistencia a los participantes del programa.

Cuando este proyecto nace, originariamente se trataba de darle una muerte digna a las personas infectadas, sin embargo, ahora nos centramos en que las personas vivan dignamente, aún cuando son VIH positivo”

 

“La violencia no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos. En el peor de los casos, lleva a la muerte física y espiritual de muchos, si no es de todos”. (Papa Francisco, Mensaje, 50 Jornada Mundial de la Paz, 2017)

El aumento de la criminalidad y la violencia coincide en Honduras con el inicio de la transición democrática, que data de un poco más de 35 años. Este proceso democrático no ha logrado la estabilidad política, al contrario, ha incrementado dramáticamente la pobreza y ha profundizado la inequidad social.

En democracias consolidadas, la gestión gubernamental se orienta a generar las bases para el crecimiento económico y garantizar condiciones sociales de bienestar para toda su población, producto de un pacto social establecido entre todos los sectores. En Honduras, la seguridad ciudadana sigue siendo el gran reto para el Gobierno, pero también es necesario avanzar hacia la construcción de la sociedad, la comunidad, la familia, la escuela, la empresa donde todos asumamos el estilo de los artesanos, de los constructores de paz.

El recrudecimiento de la violencia manifestado en los últimos acontecimientos de crímenes y asesinatos en el país, manifiestan por un lado, una sociedad en descomposición, enferma y desesperada ante las acciones criminales inimaginables, cuyos ciudadanos se inmovilizan y se alejan de cualquier situación peligrosa que ponga en riesgo su vida producto del miedo y de la falta de solidaridad.

Se tiene la impresión que no se ha realizado un análisis serio de la situación de vulnerabilidad en la que vive la mayoría de la población, por eso, se proponen medidas para salir del paso: acciones policiacas desarticuladas y se reduce la política de seguridad a tener más policías, más armas, más penas y más cárceles.

Estas medidas desesperadas y violentas colocan al país en pie de guerra y llevan al enfrentamiento de las autoridades con las personas catalogadas como antisociales. La respuesta a la violencia se enmarca en la lógica de la ley del talión, se responde al ojo por ojo, diente por diente ante los hechos criminales, pero la violencia engendra más violencia y nos sume en una espiral de la que nadie se puede escapar. “Los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón” (Papa Francisco, Mensaje, 50 Jornada Mundial de la Paz, 2017)

Es apremiante buscar la solución a éste agudo problema y dar una respuesta integral que contemple la eliminación de la impunidad en el sistema de justicia, erradique la corrupción en la policía y la violación a los derechos humanos, aumente la capacidad investigativa de los cuerpos de seguridad, pero sobre todo que aplique políticas sociales que solucionen la pobreza, la falta de empleo y las necesidades básicas insatisfechas de un elevado porcentaje de la población.

Las soluciones de fuerza no garantizan la paz ciudadana, es más, la historia reciente nos indica que cuanto más represivos se tornan los mecanismos para el control del crimen y la violencia, más se elevan los indicadores de violencia institucional y arbitrariedad de los operadores de justicia, incluidas las fuerzas de seguridad sin que por ello disminuyan los niveles de violencia en el país.

La ciudadanía pide cambios palpables en su vida cotidiana. Cualquier reforma en el sistema de seguridad debe estar acompañada de políticas y leyes que modifiquen la situación de pobreza, exclusión y violencia en la que viven. Jesús mismo nos ofrece un “manual” de esta estrategia de construcción de la paz en las bienaventuranzas (Mt 5,3-12) que trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena, feliz y auténtica.

La violencia hace retroceder a la sociedad hondureña a la década de los 80s. Volvemos a convertirnos en un Estado militarizado que infunde miedo, con carta blanca para ejercer sin discreción la violencia, en un Estado de seguridad nacional donde la vida de las personas depende de la fuerza de las armas y de la voluntad absoluta de quienes las portan, recordemos que ¡la fuerza de las armas es engañosa!.

Somos conscientes de la necesidad momentánea de las acciones represivas que el Gobierno ha tomado para enfrentar el delito, sin embargo, preocupa que en un problema tan sensible no se establezcan consensos políticos y acuerdos sociales, que permitan balancear las intervenciones preventivas y represivas y establezca los límites en el ejercicio del poder y en el monopolio de la fuerza en nombre de la protección a los ciudadanos y del orden público.

La democracia da un paso atrás, cuando la solución de los conflictos sociales se busca por la vía autoritaria y no por el consenso y la búsqueda participativa y alternativa de soluciones.

Las experiencias de prevención más exitosas en materia de reducción de violencia han tenido como objetivo central afrontar los factores que posibilitan la reproducción de la violencia, por eso es necesario y urgente que el Gobierno reconozca humildemente que para hacerle frente a este problema de seguridad es necesario el dialogo y la búsqueda de soluciones integrales con la participación de todos los sectores sociales, que garantice el fortalecimiento de la gobernabilidad en materia de seguridad, un gran pacto social por la seguridad es urgente y necesario.

Reflexión Comunitaria

  • ¿Cuáles son las causas de la violencia en su comunidad?
  • ¿Cuántas personas han sido afectadas por la violencia en su comunidad?
  • ¿Cómo acompañan a las personas que han perdido familiares a causa de la violencia?
  • ¿Qué otras acciones realizan en la comunidad para ser constructores, artesanos de Paz?

 

Cáritas de Honduras - No. 149

Año 15. 19 de Enero de 2017

Tegucigalpa, Honduras

 

Desde hace 18 años, la parroquia San Antonio de Padua, presta servicios de cuidados de niños a la comunidad. Madres  solteras recurren a este centro para poder dejar a sus hijos a la protección de la parroquia, mientras ellas trabajan. El costo es simbólico, ya que es una institución sin fines de lucro. Durante el día,  los niños tienen alimentos nutritivos y actividades recreativas.

Para poder ayudar a esta generosa causa, la parroquia San Antonio de Padua nos invita a un gran bingo que se realizará el sábado 1 de octubre, desde las 2:00 p.m en la instalaciones de la guardería, en la colonia Prieto, carretera al Zapotal. Para reservar su tarjeta puede llamar al teléfono 2551 6037

El Papa Francisco nos invita a unirnos en oración este 31 de octubre por la paz en Siria. 

Siria se ve sacudida por una brutal guerra civil desde marzo de 2011. El conflicto ha creado una enorme crisis humanitaria y sigue destruyendo vidas. Cáritas trabaja por un mundo en donde el amor y la justicia puedan prosperar, y en donde se respete la dignidad de la persona humana.

Siria se ha convertido en la mayor emergencia para Cáritas y la organización está llevando a cabo una campaña para que se ponga fin de inmediato a la violencia y al sufrimiento. Casi 13,5 millones de personas en Siria necesitan ayuda, 6,5 millones han sido desplazadas internamente.

Casi 4,8 millones de personas son refugiados, obligados a huir a países vecinos. Más de 230.000 personas han sido asesinadas y miles más han sido heridas en el conflicto que dura cinco años.

El Papa Francisco sigue con atención la crisis y ha pedido que se ponga fin a los combates. Asimismo, ha resaltado la asistencia que Cáritas brinda a los sirios, independientemente de su etnia o su credo religioso, como la mejor forma de contribuir a la paz. 

Millones de personas están en una angustiante situación de necesidad apremiante. Rezo constantemente por la paz y el fin de los tormentos y las injusticias. Papa Francisco (septiembre de 2015)

Pedimos a todas las organizaciones, instituciones y personas de buena voluntad que dicho día nos unamos al Papa Francisco en la oración por la paz en Siria. Para Cáritas, la clave de la unidad reside en la oración.

Para más información de la campaña visita: http://syria.caritas.org/es

En esta página podrás encontrar:

Video del Papa Francisco
Oración por Siria
Caja de herramientas de la campaña por Siria
Testimonios
Fotografías
…materiales e información

Te invitamos a compartir tus experiencias de la campaña a través de redes sociales (fotos, vídeos, artículos, etc.) con el #peacepossible4syria

La Universidad Católica de Honduras (UNICAH), Nuestra Señora Reina de la Paz, da inicio a la construcción del hospital Jesús Rostro de la Misericordia en San Pedro Sula.
El pasado martes se colocó la primera piedra del centro asistencial, que estará ubicado al oeste del hospital Mario Catarino Rivas, en el bulevar a la Escuela Internacional Sampedrana, en la colonia El Pedregal.
El futuro hospital pretende dar asistencia a toda la población del sector norte del país, especialmente a los más pobres, prestando servicios médicos, consulta general y especialidades como: medicina interna, pediatría, ginecología, entre otras. Contará con servicio de rayos x, tomografía, diálisis y resonancia magnética. Dando inicio con 120 camas de atención.
El hospital contará con una construcción de cinco niveles.
En la ceremonia estuvieron presentes autoridades de la UNICAH y autoridades eclesiales, encabezadas por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, canciller de la UNICAH campus de Tegucigalpa y Monseñor Ángel Garachana, obispo de la diócesis de San Pedro Sula y canciller de la UNICAH campus San Pedro y San Pablo.
“Será un hospital que fomentará la investigación científica acompañada de valores éticos”, expresó Elio Alvarenga, Rector de la Universidad Católica de Honduras.
A su vez, será un hospital donde los estudiantes de ciencias médicas de la UNICAH se podrán capacitar aún más en el área de la medicina, reafirmando de esta manera el compromiso de formar futuros profesionales capaces y con sensibilidad humana.
“Este hospital es para servir a quienes carecen de recursos económicos y que por ello no tienen acceso a medicina de calidad. También los pobres tienen derecho a la salud. La salud es el único capital de los pobres, que todo lo que hagamos sea a favor de la salud de nuestro pueblo”, fueron las palabras del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez.
“Un gran adelanto en este ámbito de la salud será que la universidad tenga un hospital donde se enseñe, se investigue y se sirva. Haciendo lo mismo que Jesús hizo, evangelizar, enseñar y curar”, expresó Monseñor Ángel Garachana.
“Cada uno pongamos de nuestra parte para la realización de esto, que ya no es solo un sueño, sino una realidad, para el bien de tantas personas”, concluyó Monseñor Ángel Garachana.
Se estima que el Hospital Jesús Rostro de la Misericordia estará listo para finales del próximo año.

Para ver mas imágenes haz clic abajo:

Colocación primera piedra Hospital Jesús Rostro de la Misericordia

More Articles ...