Evaluación de un obispo y su diócesis

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La diócesis de San Pedro Sula se prepara para recibir el año 2018, con el lema del Papa Francisco, “La Iglesia cuida la casa común”. Monseñor Ángel Garachana en reunión con el Consejo Pastoral Diocesano realizó la última evaluación del año.

Buen Amigo: ¿Qué es el Consejo Pastoral Diocesano?

Monseñor Ángel  Garachana: Es el grupo de personas que representan a las diferentes comisiones, movimientos, asociaciones, zonas y pastorales, que se reúnen en diferentes fechas del año para la revisión del trabajo de la diócesis de San Pedro Sula, en compañía de su obispo.

BA: ¿Cuál es la agenda que se manejó en el Consejo Diocesano?

MAG: Como Consejo Pastoral Diocesano participamos en la última reunión de este año. Realizamos la evaluación empezando por mí, ¿Cómo veo yo la diócesis?, como he realizado las prioridades que fueron proyectadas al inicio del año. Los decanos de las zonas y responsables de las comisiones presentaron un informe que nos da una visión de la vida de la diócesis, lo positivo y limitaciones que hemos encontrado. En la reunión se marcaron los lineamientos para el 2018. Después de haber reflexionado presente al clero, religiosas, al consejo pastoral y los movimientos, las directrices fundamentales para el próximo año. La primera y de suma importancia para toda la Iglesia de Honduras  está marcada por la Conferencia Episcopal con el lema “ La Iglesia cuida la casa común”, a lo que el Papa Francisco ha llamado “ la ecología integral”.

BA: ¿Cuál es el compromiso de los participantes al terminar esta reunión?

MAG: Nuestro compromiso es que partiendo del análisis que hemos hecho y teniendo en cuenta  las directrices que yo he marcado, cada uno debe hacer su programación para el 2018. En este sentido el vicario, los decanos, el obispo mismo, las pastorales tienen que decir que prioridades nos marcaremos para el próximo año. Se debe seleccionar puntos prioritarios, eso no significa que no se va a trabajar en todo lo demás. Todas las propuestas serán recibidas en el obispado en los meses de noviembre, diciembre y enero de próximo año.

BA: ¿Que evaluación tiene usted de su diócesis en el año 2017?

MAG: Hay un gran trabajo en la diócesis de San Pedro Sula. Hay mucha vida, entrega y sacrificio  pero al mismo tiempo percibo que poco a poco vamos decayendo, está la estructura pero pierde vitalidad, por eso hay que rehabilitar a la organización. Han pasado 4 años de las orientaciones del sínodo y 3 del plan pastoral y aún no los tienen, no los conocen  y no los han asimilado, por tanto yo diría, rehabilitemos la propuesta del plan pastoral diocesano, rehabilitemos las cinco líneas, iglesia discipular, pascual, misionera y samaritana. Es decir que a partir de lo que tenemos tengamos cuidado de las tentaciones que nos asechan y que el papa ha hablado de ellas, sigamos caminando hacia una iglesia Sinodal, no hacia una iglesia estancada, caminemos juntos, no cada uno por su cuenta.