JA Teline V - шаблон joomla Форекс

El cantante católico Wilfredo Ortíz, perteneciente a la Renovación Carismática, visitó nuestro país por cuarta ocasión, invitado por la parroquia de Baracoa, “La exaltación de la Santa Cruz”. Nació en la República Dominicana, pero vive en Nueva York hace más de 20 años.

En un fugaz paso por la emisora diocesana “Radio Luz”, narró su labor en estos días de misión: “Hemos estado tres días predicando en diferentes comunidades, y le damos gracias a Dios, porque se ha hecho presente en nuestra visita”.

Wilfredo predica y canta la experiencia de Dios que ha ido sintiendo a lo largo de su vida. Las notas de su guitarra y las letras cantadas con su voz rasgada nos hacen comprender el camino que ha ido realizando hasta comprender que su llamada es a evangelizar a través de la música. “Inicié mi vida de fe ante el sacramento del santísimo. En mi infancia fui scout, en la iglesia agarraba un “boldón” (una especie de lanza) y me ponía ante el santísimo haciéndole guardia, ahí comenzó mi vocación. Pero el señor me llamaba a hacer otra cosa, a evangelizar a través de la música”.

La congregación de los padres vicentinos, fundada por San Vicente de Paúl, celebró 400 años de proximidad a los más pobres y necesitados.

El 25 de enero de 1617, san Vicente realizó en Folleville, Francia, el primer sermón de Misión y en Chatillon la primera organización de la caridad.El P. Vicente Nácher, párroco de la San Vicente, señala que esta celebración significa dos cosas, “un momento histórico, cuando San Vicente empezó a vivir y a llevar a cabo la misión que recibió del Señor: evangelizar a los pobres. Y también que ese carisma sigue vivo entre nosotros también en Honduras. Muchas personas sirven y ayudan a los más necesitados”.

Los miembros de los grupos y asociaciones que componen la familia vicentina se reunieron en San Pedro Sula y en Cortés para celebrar la eucaristía y agradecer a Dios este regalo que hizo a la Iglesia.

Juventudes Marianas Vicentinas, Asociación Internacional de la Caridad, Conferencias de San Vicente, Misioneros Seglares Vicentinos, Asociación de la Medalla Milagrosa, Padres Paúles, Hijas de la Caridad… todos sienten que aún tiene sentido este carisma tras 400 años de experiencia.

Sor Telma Isabel Morán Reyes, hermana sirviente de Las Hijas de la Caridad, del Hogar San José, en el Barrio Medina, afirma que “el carisma vicentino tiene hoy una gran vitalidad. Vicente de Paúl sigue encarnándose en la sociedad actual, porque seguimos yendo hacia los pobres, salimos a su encuentro, para evangelizar y servir”.

Ocho seminaristas vicentinos, que estudian en Tegucigalpa las asignaturas de filosofía, acompañaron también la celebración en la parroquia San Vicente, donde la feligresía les recibió con aplausos y palabras de ánimo para que sean fieles a esta vocación que han recibido.

Emanuel Sampang, joven que ha pertenecido a la pastoral juvenil de la parroquia San Vicente y que se acaba de incorporar como seminarista a la formación en Tegucigalpa, compartió que “en medio de tanta pobreza hay gente que necesita de nosotros, espiritual y materialmente. Para ser buenos vicentinos necesitamos despojarnos de todo tipo de cosas, de esta forma nos estaremos acercándonos más al Señor y a los pobres”.

 

 

 

 

En la Diócesis de San Pedro Sula, existen dos parroquias que llevan como patrona a la morenita. En la ciudad de los zorzales, se celebró en grande. Durante nueve días los feligreses guadalupanos rindieron las gracias a tan noble intercesión de la Virgen María, en el vestido de Nuestra Señora de Guadalupe.

Durante la semana festiva, distintos sacerdotes participaron en las misas diarias, a cada uno se les entregó una estola grabada con la imagen de Guadalupe, como signo de agradecimiento de su cercanía y amistad.

La parroquia Nuestra Señora de Guadalupe celebró su último día de novena desde las primeras horas de la mañana. A las 5:30 am dio inicio con las mañanitas, donde se presentó la comunidad mexicana, presidida por el cónsul de México aquí en Honduras, ellos llegaron a rendir los primeros cantos a la morenita. Seguidamente, a las 6:00 am se realizaron las laudes solemnes.

Sin importar la edad y condición física, cientos de fieles peregrinaron, por más de una hora, por las calles populares de San Pedro Sula, gritando a una sola voz: ¡Viva la Virgen de Guadalupe!, desde las 2:00 pm, la peregrinación de los inditos partió de nuestra iglesia madre, Catedral San Pedro Apóstol, hacia la sede parroquial en la Colonia Villa Florencia.

Los niños iban alegres, vestidos con trajes típicos, ancianos cargaban con fervor y solemnidad los cuadros e imágenes de la patrona, mientras que mujeres y hombres, cargaban con gran amor a la Emperatriz de América en sus espaldas. Al llegar al templo, el Padre Luis Amador, presidió la eucaristía con los peregrinos, y al finalizar la misa, los jóvenes de la Pastoral Juvenil fueron quienes dirigieron el último rosario a la guadalupana.
La gran noche llegó, en punto de las 7:00 pm el templo se desbordó de feligreses que acudían llevando flores y velas a la morenita. La solemne eucaristía dio inicio con la presencia del Obispo de la Diócesis, Monseñor Ángel Garachana, en procesión con varios sacerdotes que concelebraron.

Para finalizar la velada, músicos y cantautores guadalupanos presentaron, de manera inédita, un Nocturnal de Antología Mariana, donde se mezcló entre polifonía y orquesta, voces de mujeres y hombres que veneraban, desde su don musical, a la gran Emperatriz de América, la Virgen de Guadalupe.

 

 

Queridos hermanos y hermanas creí que, con haber definido como “apoteósica” nuestra Peregrinación a la Puerta de la Misericordia, con eso “bastaría”; pero no puede ser así. No puedo quedarme callado ante las manifestaciones de amor, algarabía, devoción y espiritualidad de este acontecimiento tan trascendental para la vida de nuestra comunidad parroquial. Definitivamente que era algo que ya se veía venir, ya que desde la experiencia de la preparación para nuestra peregrinación ya el Señor se había mostrado muy misericordioso con nosotros.

Les comparto que, aunque las condiciones climatológicas no serían las mejores al momento de nuestra peregrinación, yo confiaba plenamente en Dios que, llegada la hora, todo nos iba a favorecer. Fue así que en mi oración personal de la mañana de ese día, humildemente le pedí al Señor que todo nos fuera favorable. A Ella, a la Madre, le dije en mis oraciones: “Madre, que así como el Pueblo de Israel experimentaba la presencia del Señor en su camino hacia la tierra prometida, de noche con una columna de fuego que les alumbraba el camino y de día con una nube que les cubría del sol, así te pido que tú nos cubras con tu manto en toda nuestra peregrinación”.

Esta fue mi oración en mi interior; pero minutos antes de salir, al tiempo que rezábamos una decena del Rosario de la Divina Misericordia, hice pública mi oración. Y lo que yo le había dicho en el silencio y en intimidad a la Madre lo dije en público. Y como algo que había sido pedido con el corazón en la mano… bastó que saliéramos a la circunvalación para que el “hermano sol” bajara su intensidad. Y como por arte de magia las nubes tomaron un color grisáceo, y una brisa ligera y fresca se hacía sentir mientras todos los peregrinos guadalupanos “verdeábamos” una de las principales calles de esta nuestra ciudad, la ciudad de los zorzales.

Fue cuando una vez me sentí escuchado, una vez más tomaba conciencia que la Señora, la Madre… estaba haciendo lo suyo, yo en mi interior pensé: ¡ELLA LO HIZO UNA VEZ MÁS!

P. Luis Alfonso Amador

A lo largo de los siglos, la Iglesia Católica, ha expuesto y venerado muchas reliquias de santos y de mártires, cuya vida de fe y amor a Dios, sigue siendo en la actualidad, un gran testimonio para los fieles.
La Parroquia La Santa Cruz ya tiene su reliquia en el altar, gracias a las gestiones realizadas por el Pbro. Augusto Présiga Moreno, quien tuvo la idea de solicitar una de la Madre Teresa de Calcuta, al ser ésta llevada a los altares. Las Hermanas de la Caridad trabajan muy de cerca con la Parroquia y accedieron gustosamente a proporcionarle una reliquia de primer grado, para ser venerada en el templo.
El P. Augusto, nos explica que la solicitud la hicieron en dos ocasiones y afortunadamente llegó antes de que él concluyera su misión en esta Parroquia. Fue así, como el martes 10 de enero, en una sencilla ceremonia, pero con gran afluencia de fieles, el sacerdote colocó sobre el altar, el pequeño relicario portando una minúscula muestra del cabello de Madre Teresa.
La reliquia, nos dice el P. Présiga, trae su certificado de que es auténtica y ha servido, en cierta manera, como una catequesis, ya que muchas personas desconocían este aspecto de la iglesia.
El sacerdote explica que “Existen los tres grados de las reliquias: el primer grado es una parte del cuerpo del santo, sea un pequeño huesito, cabello o sangre. El segundo es de un hábito usado recientemente, ya cuando el Señor la llamó a la eternidad. Y el tercer grado es de un hábito, u objeto que haya usado anteriormente la santa.
También nos dice: “la gente puede llegar a orar frente a la reliquia, distinguiendo lo supersticioso de lo doctrinal de la iglesia, ese es el miedo que corremos que a veces no nos hacemos entender de todos y se corre ese riesgo de pensar de que si la tocamos, nos sanamos, o darle más importancia que al Santísimo, cosas así, y en ese aspecto poco a poco la gente va aprendiendo que es simplemente una bendición más que tiene el templo.”
Por los abusos y errores en los que se puede incurrir con las reliquias, la Santa Madre Iglesia, ha reglamentado su uso debidamente en el canon 1190 del Código de Derecho Canónico.
Texto e imágenes: Victoria Cotton

 

La parroquia San Pedro Apóstol, Catedral, peregrinó la noche del domingo 6 de noviembre, hacia la Puerta Santa. Centenares de feligreses desfilaron con pancartas, cantos y velas encendidas que iluminaban las calles principales de la ciudad. Entre juegos pirotécnicos y un enfático mensaje, Monseñor Ángel Garachana recibió a la muchedumbre que con alegría peregrinó por última vez en este Año Jubilar de la Misericordia.

Desde la parroquia San Pablo inició la caminata, la que iba encabezada por el Pbro. José Canales y la imagen de San Pedro Apóstol. Laicos sampedranos acompañaron a su parroquia en este memorable momento, aún sin importar las condiciones físicas; entre bordones y sillas de ruedas, cientos de personas cantaban y alababan al Padre de la Misericordia.

Monseñor Ángel Garachana y Rómulo Emiliani, obispo auxiliar, recibieron a las seis comunidades que comprenden la parroquia San Pedro Apóstol.

 

Fotos: Nelson Fuentes

Las primeras versiones castellanas de la Biblia Católica vienen de la traducción hecha por San Jerónimo al latín, versión oficial de la Iglesia por casi 15 siglos. Este santo reveló, en una ocasión, que sostuvo un diálogo aterrador en un sueño. Sintió que se presentaba ante el trono de Jesucristo para ser juzgado. Nuestro Señor le preguntaba: “¿A qué religión pertenece?. Él le respondió: “Soy cristiano católico”, y Jesús le dijo: “No es verdad”. Que borren su nombre de la lista de los cristianos católicos. No es cristiano sino pagano, porque sus lecturas son todas paganas.Se despertó llorando, y, en adelante su tiempo fue siempre para leer y meditar libros sagrados.

Dedicaba muchas horas a la oración; días, semanas y años al estudio de la Santa Biblia, Nuestra Iglesia lo reconoce como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor La Biblia. Por eso, ha sido nombrado Patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender y amar más las Sagradas Escrituras. El 30 de septiembre del año 420, San Jerónimo parte hacia la casa del padre, con 80 años de vida, de los cuales, más de la mitad, los había ofrecido a la santidad. Por ello, la Iglesia conmemora el mes de septiembre como Mes de La Biblia.

El Buen Amigo estuvo presente en la celebración de la Parroquia Santiago Apóstol, quien entre carrozas, cantos y niños que agitaban con sus manos globos de colores, despedía alegremente el Mes de la Biblia.

Orlando Casiano, coordinador de la comunidad Santiago Apóstol, nos comparte la vivencia de esta festividad: “En este mes tan especial, la comunidad ofreció a todos los feligreses círculos bíblicos, cada viernes. Además, cada grupo eclesial estimulaba la lectura diaria desde nuestros hogares. También realizamos conciencia sobre el papel de los cristianos en las festividades patrias y sobre los migrantes retornados. Este domingo 25 de septiembre hemos celebrado la finalización de este mes con una procesión llena de alegría.

Todas estas actividades han sido planificadas para acentuar en cada persona la importancia de una lectura meditada de las Sagradas Escrituras. Ahora que ha finalizado el Mes de la Biblia, debemos de asumir el reto de tener la Palabra de Dios como centro en nuestra vida y familia; practicando la lectura en pareja, con nuestros hijos, amigos, compañeros de trabajo y, sobre todo, en nuestra comunidad”.

 

 

Interesante:

Se cuenta que una noche de Navidad, después de que los fieles se fueron de la gruta de Belén, San Jerónimo se quedó allí solo rezando y le pareció que el Niño Jesús le decía: "Jerónimo ¿qué me vas a regalar en mi cumpleaños?". Él respondió: "Señor te regalo mi salud, mi fama, mi honor, para que dispongas de todo como mejor te parezca". El Niño Jesús añadió: "¿Y ya no me regalas nada más?". Oh mi amado Salvador, exclamó el anciano, por Ti repartí ya mis bienes entre los pobres. Por Ti he dedicado mi tiempo a estudiar las Sagradas Escrituras... ¿qué más te puedo regalar? Si quisieras, te daría mi cuerpo para que lo quemaras en una hoguera y así poder desgastarme todo por Ti". El Divino Niño le dijo: "Jerónimo: regálame tus pecados para perdonártelos". El santo al oír esto se echó a llorar de emoción y exclamaba: "¡Loco tienes que estar de amor, cuando me pides esto!". Y se dio cuenta de que lo que más deseaba Dios que le ofrezcamos los pecadores es un corazón humillado y arrepentido, que le pide perdón por las faltas cometidas.

 

More Articles ...